Bookmark and Share

 LA cuestión MALVINAS. El DEBATE DIPLOMÁTICO. (2ª Parte).

Por María Victoria Bravo
Escuela de Formación Política Carlos Xamena

  En esta segunda parte desarrollaremos el debate diplomático sobre el reclamo de Soberanía sobre les islas ante los diferentes organismos internacionales y regionales como podremos observar la cuestión Malvinas dentro de la diplomacia siempre obtuvo resultados favorables para nuestro país así como también el desconocimiento de algunas de la resoluciones tomadas por dichos organismos por parte del Reino Unido. Es importante resaltar que los primeros respaldos y apoyos recibidos fueron dentro del ámbito regional para luego extenderse al ámbito de la ONU. y países no alineados.

MALVINAS Y LA OEA (ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS)

Previo a la conformación de este organismo existieron dos antecedentes de apoyo al reclamo de soberanía sobre las Islas:

·         Reuniones de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de las Repúblicas Americanas (1939 y 1940): en ellas se establece la distinción entre “colonias”[1] y “territorios ocupados” y se adopta  el Acta de Convención sobre Administración Provisional de Colonias y Posesiones Europeas en América  y se determina “El Delegado de la República Argentina, al suscribir esta Acta, deja constancia de que ella no se refiere ni incluye a las Islas Malvinas porque éstas no constituyen colonia o posesión de nación europea alguna por ser parte del territorio argentino y estar comprendidas en su dominio y soberanía, según se destacó en la “Reunión de Panamá”, cuya declaración se da por reproducida en todo su contenido y también con relación a otras regiones australes argentinas, según lo ha hecho presente en las deliberaciones de esta ‘Comisión’. Igualmente, manifiesta que la firma de la presente Acta y Resolución no afecta y deja intactas las facultades del Gobierno establecidas en las normas constitucionales que rigen en la Argentina, sobre los procedimientos aplicables para que esta Acta y Resolución adquieran obligatoriedad, fuerza y vigor”.

·         Comité Jurídico Interamericano (1945):  a través del informe elaborado sobre las Islas Malvinas emite su apoyo directo al reclamo de soberanía argentina sobre las mismas.

Resolución N° XXXIII de la IX Conferencia Interamericana de Bogotá en 1948, la misma que establece la constitución de la OEA, declara: de “poner fin” “al colonialismo” y a la “ocupación de territorios americanos por países extracontinentales”. Con ese propósito crea la Comisión Americana de Territorios Dependientes quien establece que las Islas Malvinas no son una colonia sino un territorio ocupado, brinda el apoyo al reclamo argentino elevado por el Canciller enviado por el Presidente Juan Domingo Perón, Atilio Bramuglia, e insta a las partes a resolver este conflicto de manera pacífica.

En su declaración Bramuglia sostuvo:

“La Argentina no reconoce la existencia de colonias o posesiones de países europeos y agrega que especialmente reserva y mantiene intactos los legítimos títulos y derechos de la República Argentina a la Islas Malvinas, Islas Georgias de Sur, Islas Sandwich del Sur, y tierras incluidas en el Sector Antártico, sobre el cual la República ejerce la correspondiente soberanía”.

La Resolución XCVI de la X Conferencia Interamericana de Caracas de 1954, se reitera el apoyo a si pedido y repudia “el uso de la fuerza para mantener los sistemas coloniales y la ocupación territorial en América”.

Primera Conferencia Interamericana Extraordinaria  en diciembre de 1964  la OEA suscribe al “Acta de Washington” que sostiene “ El Consejo de la Organización no tomará ninguna decisión sobre una solicitud de admisión presentada por una entidad política cuyo territorio esté sujeto, total o parcialmente, y con anterioridad a la fecha de esta Resolución, a litigio o reclamación entre un país extracontinental y uno o más Estados Miembros de los Estados Americanos, hasta que haya puesto fin a la controversia mediante un proceso pacífico”. Esto se materializa en 1967 en la reforma de la carta orgánica en su artículo N° 8 por el Protocolo de Buenos Aires de 1967.

Declaración sobre el Problema de las Islas Malvinas aprobada en 1974 por el l Comité Jurídico Interamericano a raíz de la presencia de buques británicos en el Mar del Caribe. Dicha declaración sostiene: hace referencia a los “justos títulos que posee la República Argentina a la soberanía sobre las Islas Malvinas, fundados en normas internacionales vigentes en el momento en que tuvo origen el conflicto” y declaraba el “inobjetable derecho de soberanía sobre las Islas Malvinas” de nuestro país. En el mismo documento señaló que “la cuestión fundamental a resolver” era “el procedimiento a seguir para el reintegro de su territorio” y que, la “presencia de naves de guerra extranjeras en aguas adyacentes a los Estados americanos”, constituía verdadera “amenaza a la paz y seguridad del Continente, así como flagrante violación a las normas internacionales sobre no intervención (...)”.

Las Resoluciones de la Asamblea General de la OEA 595 (XII0/82), 669 (XIII-0/83), 700 (XIV-0/84), 765 (XV-0/85), 815 (XVI0/86), 872 (XVII-0/87), 928 (XVIII-0/88), 1049 (XX-0/90); AG DEC. 5 (XXIII-0/93) emitidas con posterioridad al conflicto bélico de 1982 instan a las partes a retomar las negociaciones y alcanzar una solución pacífica al conflicto.

Cabe destacar el apoyo del Movimiento de Países No Alineados:

·         Declaración de Lima de 1975 (párr. 187);

·         Declaración de Colombo de 1976 (Párr. 119)

·         Manifestaciones de  La Habana (1979), Nueva Dehli (1983), Harare (1986)...

 En todos los casos se ha hecho referencia a las “justas reivindicaciones” argentinas.

 

 

(CONTINUARÁ)



[1] Como territorios coloniales se consignaron los siguientes: Groenlandia, Antillas Francesas, Guayana Francesa, Islas de Chipperton, Antillas Holandesas, Surinam, Antillas menores británicas, Bahamas, Barbados, Bermiudas, Guayana Británica, Jamaica, y Trinidad y Tobago.

blog comments powered by Disqus