Imágenes como la siguiente comenzaron a ser cada vez más comunes con el nuevo Gobierno que defiende a efectivos como Chocobar, entre otros. 

Esta vez ocurrió en Salta, donde un joven de 17 años fue abordado por los policías después de hacer malabares en un semáforo: "Me está esperando mi mamá para comer, no me lleven", repetía.

DIARIO REGISTRADO