Además, se acordó un piso salarial de 16.800 pesos para los operarios que ingresen a la construcción, lo cual supera en un 25% al pactado el año pasado.

El acuerdo estipula un aumento salarial de 6% de abril y otra de 9% en julio, y, además, incluye el pase a remunerativo de $4.000 que se acordó en la paritaria de 2017, por lo que el porcentaje de este año se en un promedio de 2,5%. Así, esto se acumula con el 15% de base y logra sumar un 18,5%.

A pesar de las trabas impuestas desde el Gobierno para tapar un pacto mayor al 15% que extendió la negociación un mes más y casi llevó al gremio a realizar un paro nacional, el pacto fue firmado por el secretario general de la UOM, Antonio Caló, y por las patronales metalúrgicas Adimra, Camima, AFAC, Afarte, Fedehogar y Caiama, aunque faltó la firma de funcionarios del Ministerio de Trabajo.

Junto a los aceiteros, que acordaron un aumento del 19%, y La Bancaria, que pactó un 15% más agregados que suman un 20,6% de incremento salarial, son pocos los sindicatos que lograron superar el techo de 15% del Ejecutivo.