Es que, sencillamente, estamos ante el peor año del sector desde la crisis de 2002, con una caída interanual de patentamientos del 17 por ciento en julio último, según ACARA.

"Realmente enfrentamos una situación muy complicada, estamos trabajando con un altísimo stock, el más alto de toda la historia", dijo Dante Álvarez, el titular de Acara a medios, entre los que estaba Infobae.

"Hay más autos de los que se van a poder vender de acá a fin de año", añadió Álvarez, para quien las causas están en la caída en el poder de compra de los ingresos que provoca la aceleración de la inflación y la devaluación.

"No tenemos rentabilidad", se quejó el empresario ante la prensa al señalar que el sobrestock, los descuentos y bonificaciones y el alto nivel de presión fiscal no dejan margen de rentabilidad. "El peor año desde la crisis del 2002", agregó Álvarez.

Pero tal situación no afecta solamente a la venta de autos. "Las ventas de motos también vienen cayendo sustancialmente", añadió Gustavo Bassi, titular de la división de motos de ACARA.